Sermones y Bosquejos

Retornando a nuestro principio

Aunque no se recomienda mirar el pasado o recordar los acontecimientos, ya en nuestra memoria ágil opta por no encontrarnos con circunstancias y hechos pocos agraciados y que llenaron nuestro corazón de tristeza. Pero si es muy recomendado ver nuestro inicio en la vida cristiana, es por eso a esto llamo el retrovisor de las cosas buenas. Esos hábitos que colocados en obra daban  frutos abundantes en el señor, y eran dignos de admirar.  Se que si usted dedica unos pocos segundos para recordar sus mejores momentos de fortaleza espiritual y comunión con Dios, llegara a la pregunta que he hecho mal, donde falle, por que ya no soy el mismo.

Por extraña que parezca la vida, nosotros al trascurrir el tiempo, y muy lentamente sufrimos cambios y son tan pequeños que ni lo notamos, es por eso que Dios en su gran sabiduría y conocimiento nos insta hoy a recordar nuestro principio, cuando nuestra relación con Dios era mas efectiva y nuestra entrega sobrepasaba la razón.

Es por eso que no podemos quedarnos  en el pasado, e ignorar el presente.

Sin importar nuestro pasado el presente tiene que ser mejor. Mas comunión, mas entrega mas relación personal con el creador, mas ocupados en la voluntad de Dios en nuestra vida, hogar y familia. Y por que no a nuestro alrededor.

El llamado que hace  Dios hoy es el mismo que hizo a  Jacob   en génesis 31: 13. Levántate  ahora  y sal de esta tierra, y vuelve a la tierra de tu nacimiento[i].

Levántate ahora: denota una postura comodidad de estar tranquilo, de olvidar el entorno, de ser ignorante a una necesidad grande que es el reino de Dios en la tierra. Dios nos exhorta a levantarnos  del polvo, de esa condición tan mediocre y paupérrima el cual se encuentra la humanidad y por que no decirlo el mundo cristiano, lleno de shows y de comodidades económicas, tecnológicas ,  entre otras mas que aflojan nuestra relación intima con Dios, no que  tendrá que pasar para despertarnos  pero el llamado de Dios es a levantarnos ahora, no es mañana empiezo, o lo dejare para la próxima semana o el próximo mes, el siguiente año si me consagro, no mi amigo y hermano. Si desea hoy hacer la voluntad de Dios tendrá que ser ahora, es hoy  o nunca.  La decisión esta en su mano y esta lectura te compromete, decide ahora y no seas cobardes. Acepte el llamado de Dios

Sál de esta tierra: expresa que en el lugar o condición el cual estamos no agrada a Dios, nuestro nuevos hábitos no satisface a Dios, quizás son nuevas amistades que han entrado a nuestro núcleo, o comportamientos no cristianos que afectan nuestro testimonios delante de Dios y de los amigos, Dios nos insta a salir de la tierra de incredulidad, tierra de pasiones desordenadas, tierra donde solo hay muerte espiritual, tierra de vanidades, tierra de deleites, tierra de amarguras, odios, pecados, avaricia, hipocresía, mentira, robo y de todas las demás cosas que no agradan a Dios. Acepte la corrección de Dios

Vuelve a la tierra de tu nacimiento: nos hace referencia  a regresar  a retomar, a volver hacer las obras que antes hacíamos, sin lugar a duda en una gran cantidad de cristianos en el mundo deben retornar a su nacimiento espiritual, en ese amor y frenesí por las cosas santas, por la senda antigua, por el camino angosto y espinoso, ase tiempo de ser niños a anhelar  la leche espiritual no adulterada,  si hoy cada cristianos aplica la matemática en su vida espiritual, llegara a la conclusión que ya no es el mismo no tiene la misma de comunión con Dios, quizás ha crecido en forma horizontal en esta tierra, pero ha olvidado crecer en la verticalidad de Dios. Es hay  donde importa.

De que sirve ser eruditos en la palabra, y maestros en las escrituras si como Nicodemo no hemos nacido de nuevo, y peor aun hemos olvidado nuestro principio, cuando dependíamos mas de Dios que en los hombres cuando éramos hombres y mujeres de fe, y no basados en nuestra propia pericia ni conocimiento. A nuestros antepasados todo lo arreglaban con oración lo mas mínimo que fuera, era orar y orar. Hoy nos duele la cabeza y lo primero que pensamos es en un analgésico para el dolor, que lejos estamos del nacimiento de la iglesia cristiana, como anhelo eso días de pentecostés y de comunión entre hermanos.

Querido lector mi consejo es que acepte el consejo de Dios y medite en estas cosas.

 

Dios le bendiga ricamente su hermano y amigo

[i] Tomado de versión  Reina Valera 1960

Temas similares:, , , , ,
Administrador de la web de Sermones y Bosquejos.

0 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *